Buscar

Traducir

Mario Vargas Llosa ganó la primera edición del Premio Internacional Carlos Fuentes

“Debemos defender al idioma español”

Como si el Nobel de Literatura hubiera destapado la vía del reconocimiento a su obra, el autor peruano fue reconocido por el jurado “por la contribución que desde el español ha hecho para el enriquecimiento del patrimonio de la humanidad”

El tiempo quizá sea un poco cruel y despiadado. Pero el futuro, a veces, conjuga el asombro y eclipsa tendencias que parecían irreversibles. En un pasado no tan lejano, Mario Vargas Llosa, se decía, estaba condenado a ser “eterno candidato” al Premio Nobel de Literatura. Hace dos años, cuando acaso estaba resignado a ese veredicto cristalizado por el sentido común, supuestamente irrevocable, lo ganó. Luego del gran batacazo, la convicción juvenil de que “escribir es lo único realmente apasionante que existe” siguió en pie: el trayecto, lejos de finalizar, se prolongaba en más proyectos ensayísticos y narrativos. Aunque tal vez el factor sorpresa quedó sumergido en un estado de progresiva disolución. Y sin embargo, en el escenario del Palacio de Bellas Artes mexicano, el director de la Real Academia Española (RAE), José Manuel Blecua, declaró ayer que el escritor peruano obtuvo el Premio Internacional Carlos Fuentes a la Creación Literaria en Idioma Español, dotado con 250 mil dólares, “por la contribución que desde el español ha hecho para el enriquecimiento del patrimonio de la humanidad”, según establece el acta del jurado leída durante el anuncio de la primera edición de este galardón –instaurado en honor al autor de La región más transparente tras su repentina muerte en mayo pasado–, otorgado por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes mexicano (Conaculta).

Vargas Llosa dijo que está “muy agradecido, muy conmovido con esta designación”, un premio de creación reciente cuyo jurado estuvo integrado por el peruano Marco Martos Carrera, el colombiano Darío Jaramillo Agudelo, los mexicanos Jaime Labastida, Ignacio Padilla, Gonzalo Celorio y Eduardo Casar y el español José Manuel Blecua. En conversación vía telefónica, el autor de La ciudad y los perros, novela “fundamental del boom latinoamericano” –que cuenta con una edición conmemorativa por los cincuenta años de su primera publicación, realizada conjuntamente por la (RAE) y la Asociación de Academias de la Lengua Español (Asale)–, aseguró que “no esperaba más premios después del Nobel, pero este reconocimiento está ligado a todo un personaje de la vida cultural de México como lo fue Carlos Fuentes, uno de los grandes escritores de nuestra lengua”. El narrador peruano conoció al autor de Aura y La muerte de Artemio Cruz en los años ’60, cuando viajó a la Ciudad de México enviado por la Radio Televisión Francesa, donde trabajó durante un tiempo, para cubrir una información sobre una exposición francesa. Desde entonces, además de la amistad, compartieron “esa experiencia maravillosa que fue la del llamado boom, o sea el descubrimiento de nuestra narrativa, de nuestra literatura por los propios latinoamericanos y en el resto del mundo”, recordó. “En ese movimiento, Carlos tuvo un papel principalísimo, no sólo por las obras que escribió, sino por la manera en cómo promovió a otros escritores latinoamericanos, cómo estimuló a los jóvenes escritores, ayudándolos a conseguir editores y promoviendo, sobre todo, la difusión de sus libros”, ponderó el Premio Nobel de Literatura 2010.

El escritor mexicano fue “un gran agitador cultural, una gran ayuda y un puente para unir a los escritores de distintos países, lenguas y continentes”, subrayó Vargas Llosa y destacó la fuerte impresión que le dejó la lectura de La región más transparente, novela que fue “punto de partida de una narrativa que en los años siguientes alcanzaría una gran difusión”, tanto por su dimensión literaria como por la ensayística. “Creo que si hay un escritor latinoamericano que fue un escritor universal, un ciudadano del mundo en todos los sentidos de la palabra, fue Carlos Fuentes”, agregó el narrador peruano, que recibirá este nuevo premio post-Nobel el próximo 11 de noviembre, fecha en la que se conmemora el nacimiento de Fuentes, en una ceremonia que estaría encabezada por el presidente mexicano, Felipe Calderón.

Después de la gratitud y la evocación indispensables, el autor de La fiesta del chivo celebró que el español sea “una de las lenguas más extendidas”, un idioma que considera “el más pujante” del mundo, superado sólo en dinamismo por el inglés. “Creo que queda todavía mucho por hacer y que en esto deben colaborar tanto los gobiernos y las instituciones culturales como las personas individuales”, afirmó el primer ganador del Premio Internacional Carlos Fuentes. Pero más allá del excelente momento que vive el español, el escritor peruano advirtió que no es motivo para “sentirnos complacidos ni sentarnos sobre nuestros propios laureles”. El gran acervo de la lengua española es “un patrimonio que debemos defender y promover porque nos enriquece a todos”. Entre los laureles que atesora la creación en español, Vargas Llosa puso el énfasis en una “literatura creativa, novedosa, que es traducida y conocida en otros mundos lingüísticos”. Algunos títulos de la obra del narrador peruano se podrían inscribir dentro de este patrimonio, como La ciudad y los perros, traducida a más de treinta idiomas; La casa verde y Conversación en la Catedral. Aunque en los últimos años se avanzó en “cohesionar cada vez más el mundo de la lengua española”, el Nobel peruano convocó a incrementar los esfuerzos en cuanto a la circulación de libros y autores, para mostrar “la riqueza, la variedad y la diversidad de nuestra literatura”.

Silvina Friera,
Página 12, 16/10/12